Normas y principios de reparto

Preámbulo

El nuevo artículo 154 de Ley de Propiedad Intelectual establece que el reparto de los derechos recaudados se efectuará con arreglo a un sistema predeterminado en los estatutos, y que la participación de los titulares en dicho reparto será proporcional a la utilización de sus obras o prestaciones.

Asimismo, ordena que las entidades de gestión establezcan los métodos y medios adecuados para obtener información sobre el grado de utilización de las obras y prestaciones por parte de los usuarios, así como las medidas necesarias para identificar y localizar a los titulares de derechos.

En consonancia con ese mandato legal, el artículo 59 de los Estatutos determina que deberá ser la Asamblea General la que apruebe un Reglamento en el que se establezcan las pautas o criterios generales de reparto de la recaudación, así como las reglas especiales de reparto y los métodos y medios para obtener información sobre el grado de utilización de los fonogramas o vídeos musicales por parte de los usuarios.

En la redacción de este Reglamento, que no supone realmente ninguna novedad respecto de las actuales normas de reparto sino que es, más bien, un compendio de las ya existentes, se han tomado también en consideración las mejores prácticas del sector así como las recomendaciones aprobadas a nivel internacional.


Artículo1. Objetivo

El objetivo de este Reglamento de reparto de AGEDI es asegurar que:

1. Los derechos recaudados por AGEDI son repartidos y abonados a los productores de fonogramas y vídeos musicales de la manera más equitativa, diligente, exacta y eficiente posible, teniendo en cuenta las distintas fuentes de información y herramientas disponibles en cada momento, así como el coste de las mismas.

2. La participación de los productores en el reparto de los derechos recaudados es proporcional a la utilización de sus grabaciones sonoras y vídeos musicales.


Artículo 2. Principios generales

1. Siempre que sea posible y económicamente viable, se debe tratar de obtener información precisa y pormenorizada sobre el grado de utilización de las grabaciones sonoras y/o vídeos musicales (según el caso) por parte de los usuarios de los derechos gestionados por la entidad.

2. Los derechos repartidos se deben asignar, siempre que sea posible y económicamente viable, en el nivel de la grabación (sonora o vídeo musical), sobre la base del uso real de dichas grabaciones. En el caso de que esto no sea posible (por ejemplo, en la comunicación pública realizada en establecimientos como bares y restaurantes), el Comité Directivo aprobará el método que permita aproximarse, de la manera más adecuada, a dicha utilización real.

3. Los productores de fonogramas serán responsables de comunicar a tiempo a AGEDI información precisa y completa de las grabaciones de cuyos derechos, a los efectos de la gestión de la entidad, sean titulares, indicando además el porcentaje, periodo y territorio(s) en los que ostentan dichos derechos. Para ello, deberán utilizar los estándares aprobados a nivel internacional (en particular los estándares establecidos por DDEX) o las herramientas desarrolladas por AGEDI para facilitar este proceso.

4. El reparto de derechos se realizará, al menos, trimestralmente y con un desfase máximo de seis meses desde el cierre del periodo en el que se haya producido el cobro. Será posible también realizar pagos a cuenta, que se ajustarán una vez se disponga de toda la información necesaria para realizar la asignación definitiva de los derechos que correspondan a cada productor. El Comité Directivo aprobará la procedencia de tales pagos a cuenta, en función de las circunstancias concretas que puedan afectar a los derechos objeto de reparto y en condiciones de equidad.  

5. Con carácter general, el régimen de prescripción de los derechos recaudados es de cinco años contados desde el 1 de enero del año siguiente al momento en el que los derechos se ponen a disposición de su titular para que éste pueda hacer efectivo su cobro. El régimen de prescripción de los derechos recaudados que estén pendientes de asignación cuando, tras el procedimiento de reparto, no haya sido identificado el titular de la grabación sonora o el vídeo musical es de cinco años contados desde el 1 de enero del año siguiente al de su recaudación. Las cantidades a repartir una vez cumplido el plazo de prescripción se destinarán a las finalidades previstas en los Estatutos (art. 60).


Artículo 3. Esquema general del proceso de reparto

1. Cantidades a repartir

Las cantidades a repartir vendrán determinadas por los importes pagados por los usuarios menos las cantidades que, por ley, se deban destinar a financiar determinadas actividades, los fondos de reserva que, en su caso, se aprueben para hacer frente a posibles reclamaciones, y los costes de gestión asociados a cada modalidad de derechos a repartir.

2. Información sobre utilizaciones

- La información sobre el grado de utilización de las grabaciones sonoras y/o vídeos musicales por parte de los usuarios de los derechos gestionados por la entidad se obtendrá, buscando la información más completa y siempre que sean de aplicación, de algunas de las siguientes fuentes:

a. Declaración de los propios usuarios, que según el artículo 154 de la LPI están obligados a facilitar la información sobre sus utilizaciones, siempre que dicha información se suministre en los formatos y plazos necesarios y sea completa y fiable, reservándose AGEDI las necesarias facultades de comprobación por sus propios medios o por terceros expertos en la monitorización de dichos usos.

b. Información facilitada por empresas especializadas en la identificación de utilizaciones mediante el uso de huellas digitales o tecnologías similares.

c. Declaración de empresas suministradoras de servicios de ambientación musical.

d. Estudios estadísticos propios o de terceros.

e. Cuotas de mercado en la venta de música grabada.

f.  Información sobre utilizaciones en un sector de usuarios diferente, siempre que haya un vínculo razonable entre ambos sectores.

-  Si en algún caso la información anterior no es del todo fiable, el Comité Directivo podrá aprobar la utilización de otras fuentes de datos, o bien la combinación de las mismas.

- Siempre que sea posible, y económicamente razonable, el importe recaudado de un determinado usuario se repartirá entre las grabaciones utilizadas por dicho usuario en el periodo correspondiente. Para usuarios cuyo nivel de pagos no justifique el coste de disponer de dicha información individualizada, se podrán tener en cuenta las utilizaciones de un grupo de usuarios similares, siguiendo criterios estadísticos establecidos por un tercero experto.

- En el caso de no disponer de información válida de utilizaciones, el Comité Directivo aprobará el método que permita aproximarse, de la manera más adecuada posible, a dicha utilización real.

3. Criterios de asignación de derechos a las grabaciones utilizadas

- En la medida en que sea técnica y económicamente razonable, la asignación de los importes que correspondan a cada una de las grabaciones utilizadas se hará teniendo en cuenta el tiempo de utilización de cada grabación sobre el tiempo total de utilización en el periodo correspondiente. No obstante, mientras esto no sea posible, el reparto se basará en el número de veces que cada grabación haya sido utilizada pero, en todo caso, se deberán ponderar a la baja las utilizaciones con una duración inferior a un determinado número de segundos, a determinar por el Comité Directivo[1].

 - Si existen razones objetivas para hacerlo, se podrán tener en cuenta otros elementos de ponderación, como la emisión en horario nocturno.

 - Conforme a lo establecido en el art. 59 de los Estatutos, la Asamblea General puede aprobar un tratamiento especial a efectos de reparto a determinadas grabaciones sonoras o vídeos musicales, en función de su carácter no comercial, la naturaleza de los objetos reproducidos en ellos, así como cualquier otro aspecto objetivamente razonable que aconseje dicho tratamiento especial. Así, cuando las grabaciones hayan sido producidas con un objetivo principal distinto de la venta y distribución a los consumidores finales se justifica la aplicación de un coeficiente reductor a la hora de asignar los derechos que les corresponden. Dicho coeficiente será aprobado por el Comité Directivo[2] [3].

4. Proceso de identificación de titulares

- Es responsabilidad de los productores, o sus representantes, comunicar a tiempo a la Entidad información precisa y completa de las grabaciones de cuyos derechos sean titulares, indicando además el porcentaje, periodo y territorio(s) en los que ostentan dichos derechos, así como todos los cambios producidos en su repertorio lo antes posible. Para ello, deberán utilizar los estándares aprobados a nivel internacional (en particular los estándares establecidos por DDEX) o las herramientas desarrolladas por AGEDI para facilitar este proceso. Esta información será almacenada en la Base de Datos de Repertorio (BDR) y será la utilizada para asignar la titularidad de las grabaciones.

- Por tanto, para identificar a los titulares de los derechos sobre las grabaciones que, según la información definida en el apartado 2. anterior, hayan sido utilizadas por un determinado usuario, o grupo de usuarios, en un periodo determinado, AGEDI acudirá a la información almacenada en la BDR.

- AGEDI desplegará sus mejores esfuerzos para identificar y localizar en la BDR todas las grabaciones utilizadas, definiendo los procedimientos más adecuados en cada caso, que dependerán fundamentalmente de la calidad de la información sobre utilizaciones disponible (por ejemplo, si se dispone de esta en un formato electrónico, si se incluye información del ISRC, etc.).

- Aquellas grabaciones cuyos titulares no puedan ser identificados se pondrán, durante un periodo de tiempo razonable, a disposición de los socios y de las entidades con las que AGEDI haya suscrito acuerdos bilaterales de representación, con el fin de que puedan identificar grabaciones de su repertorio a las que correspondan derechos a repartir. Una vez verificado, dichas grabaciones deberán ser declaradas a la BDR para ser tenidas en cuenta tanto en el reparto en cuestión como en futuros procesos de reparto.

- Si, transcurrido dicho periodo, siguiera habiendo grabaciones cuyos titulares no hayan podido ser identificados o localizados, éstas se publicarán en la página web de AGEDI, conjuntamente con cualquier otra información pertinente disponible que pueda contribuir a identificar o localizar al titular del derecho, en los términos del apartado 4.º del artículo 157.1.d) de la LPI.

5. Conflictos, acreditación documental y ajustes

- En el caso de que más de un productor declare ser titular de los derechos de una grabación, para el mismo periodo, territorio y tipo de utilización, y la suma de los derechos reclamados por cada uno supere el 100%, AGEDI informará a todos los productores afectados y retendrá los derechos correspondientes hasta que se alcance un acuerdo entre los mismos.

-  Igualmente, si un productor declara ser titular de los derechos sobre una grabación pero no ha aportado la documentación que lo acredite, AGEDI podrá reclamársela y retener los derechos correspondientes hasta que la aporte.

- En el caso de que, con posterioridad al cierre del proceso de reparto y pago, se compruebe que se han asignado incorrectamente importes a un determinado titular, AGEDI ajustará las cantidades pagadas de más lo antes posible, pudiendo hacerse minorando la cantidad a cobrar por dicho titular en el siguiente reparto posterior a que dicha circunstancia se haya puesto de manifiesto.

6. Aprobación de los procedimientos y baremos de reparto.

- Sobre la base de este Esquema General, corresponde al Comité Directivo aprobar el calendario de reparto y los procedimientos detallados para cada tipo de reparto.

- Asimismo, corresponde al Comité Directivo la aprobación de los baremos de reparto que resulten de aplicar dichos procedimientos.


Artículo 4. Reclamaciones

Conforme a lo establecido en el artículo 73 de los Estatutos de la entidad, las reclamaciones relacionadas con el reparto de derechos se regirán por lo establecido en el Reglamento de Reclamaciones y Quejas de AGEDI.


[1] Siguiendo la práctica de los últimos años, aprobada en su día por el Comité Directivo, cuando una grabación suene durante menos de 60 segundos se le aplicará un coeficiente de 0,2

[2] En su reunión del día 8 de julio de 2015, el Comité Directivo aprobó que las llamadas músicas de librería, en atención a su menor originalidad e inversión en el proceso creativo, así como a su reducida utilización (básicamente como cortinillas en radio o televisión), en las que no se produce un uso masivo por el público final, sean ponderadas a una décima parte de su utilización real a la hora de realizar el reparto de los derechos generados por los usuarios que las utilizan.

[3] En su reunión del día 22 de junio de 2016, el Comité Directivo aprobó que, con el fin de primar la música que supone una mayor inversión, originalidad y una apuesta por el desarrollo de los artistas, en la línea de lo establecido por el artículo 154.2 de la Ley de Propiedad Intelectual, se aplique un coeficiente multiplicador sobre la que denominamos “música comercial”, esto es, la que ha sido producida con el objetivo principal de ser consumida por los consumidores finales. Dicho coeficiente será de 2.
No obstante, para no perjudicar por este hecho a la “música de librería” (es decir, los fonogramas publicados con fines comerciales pero que hayan sido producidos con un objetivo principal distinto de la venta y distribución a los consumidores finales, que suponen una menor inversión y creatividad y que no apuestan por el desarrollo de artistas siendo, de hecho, normalmente desconocido quiénes interpretan estas grabaciones y facilitándose normalmente solo el dato del autor) se propone ajustar el coeficiente reductor de la misma, que actualmente es de 0,1, elevándolo a 0,2.